SATSE anuncia un conflicto permanente en Sanidad contra los recortes de la Junta de Andalucía

17 mayo 2012

El Sindicato de Enfermería advierte que las medidas anunciadas por el Gobierno andaluz merman el poder adquisitivo de los funcionarios y generarán miles de despidos en el ámbito sanitario. Por eso prepara un calendario de movilizaciones contundentes y permanentes además de respalda la convocatoria de huelga en Sanidad que promueve SATSE en todo el Estado.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Andalucía ha anunciado la convocatoria de un calendario de movilizaciones en toda la comunidad por las últimas medidas de recorte aprobadas por el Gobierno andaluz. SATSE advierte que prepara una respuesta contundente a la agresión que suponen estas medidas para los profesionales sanitarios de Andalucía que se suman a los recortes promovidos por el Gobierno Central. Por eso, el sindicato en Andalucía respaldará además la convocaría de la huelga general que SATSE está promoviendo en todo el Estado.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería considera que la situación en Andalucía se ha agravado con las últimas medidas de recorte aprobadas por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. A juicio de SATSE, Andalucía va a pasar a la cabeza de las comunidades autónomas en el nivel de recortes con unas medidas que atacan directamente a los empleados públicos y les hacen pagar las consecuencias de una pésima gestión.

Por eso, el Sindicato de Enfermería ha vuelto a exigir la convocatoria de la Mesa Sectorial de Sanidad, donde es el sindicato mayoritario, para que los responsables de la Administración autonómica detallen de qué forma va a afectar las medidas de recorte a la Sanidad andaluza y el sindicato puede además presentar alternativas antes de que se vean afectadas las plantillas y las retribuciones de los empleados públicos sanitarios.

Engaño
Para SATSE, los argumentos de la Junta de Andalucía de que medidas como la  bajada de retribuciones, el aumento de la jornada laboral o la reducción de jornada y salario a los interinos tienen como objetivo mantener el empleo, son un engaño sobre todo en Sanidad donde el colectivo de Enfermería lleva ya años sufriendo recortes en materia de personal. Por el contrario, el Sindicato de Enfermería considera que las medidas generarán una merma del poder adquisitivo de los profesionales sanitarios y miles de despidos en la Sanidad Pública andaluza, ya que las cuentas del plan andaluz no cuadran.

Ante esta situación, SATSE ha lamentado que en menos de un mes el nuevo Gobierno andaluz haya perdido la credibilidad en defensa de la Sanidad pública y el mantenimiento de los servicios básicos, haciendo seguidismo de las políticas de recorte del Gobierno central. Por eso, concluye, secundará la convocatoria de huelga general planteada a nivel estatal a la vez que elaborará un calendario de movilizaciones autonómicas en el que ya está trabajando de forma conjunta con otras organizaciones sindicales de la Función Pública andaluza.

Huelga general
De otro lado, el Sindicato de Enfermería de Andalucía respaldará la convocatoria de una huelga general planteada a nivel estatal contra las medidas que aprueba hoy el Congreso y que implicará un verdadero “recortazo” en la Sanidad. SATSE ya se ha dirigido al resto de organizaciones que representan los intereses de los profesionales del ámbito sanitario para plantearles la conveniencia de celebrar la huelga en el ámbito sanitario.

El Sindicato continuará además con las diferentes acciones de sensibilización y movilización que lleva celebrando durante el mes de mayo en contra del deterioro de la atención que se ofrece en los servicios de Salud. Sin embargo, entiende que ha llegado el momento de dar un paso más, y decir, de manera contundente y   categórica, que no se puede acabar de un plumazo con los avances conseguidos gracias al esfuerzo de todos en los últimos 30 años. 

Finaliza SATSE asegurando que es necesaria una movilización firme del sector y de la propia ciudadanía ya que los actuales recortes estatales y autonómicos lejos de solucionar el problema aumentarán la precariedad laboral de miles de profesionales sanitarios y generarán una merma en la asistencia que se ofrece al ciudadano.