SATSE denuncia un recorte salarial del SAS a sus profesionales en plena segunda ola de la pandemia de Covid

28 octubre 2020

El SAS ha decidido de forma unilateral volver a fraccionar el pago del Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) y abonará en la nómina de octubre sólo el 76% de la cuantía que debían percibir ahora los profesionales. A pesar que el CRP corresponde a objetivos ya cumplidos en 2019, la administración se excusa en una falta de disponibilidad presupuestaria para seguir sin abonarlo completo ahora, aplazando sin fecha el pago restante, un castigo a los profesionales en plena segunda ola de Covid.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, de Andalucía ha mostrado su indignación en Mesa Sectorial de Sanidad ante el anuncio realizado por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) sobre el nuevo fraccionamiento del pago del Complemento al Rendimiento Profesional (CRP), complemento que retribuye objetivos realizados en 2019. Para SATSE esta medida, que el SAS achaca a la falta de disponibilidad presupuestaria, es un castigo injustificable para los profesionales sanitarios en plena segunda ola de la pandemia del Covid.

En concreto, SATSE explica que en la nómina de junio se abonó el 35 por ciento de este complemento, dejando para la paga de octubre el 65 por ciento restante. Pues bien tal y como denuncia el Sindicato de Enfermería, a tres días de ingresar la nómina, la Administración informa que los profesionales sólo percibirán el 76 por ciento del 65 por ciento que restaba por abonar de este complemento. Por su parte, el resto del pago queda aplazado otra vez pero sin fecha prevista de abono, hasta que la Administración cuente con liquidez.

A juicio del Sindicato de Enfermería, ésta medida supone un grave ataque a los profesionales del SAS que ven cómo, una vez más, se produce una confiscación de sus nóminas precisamente cuando se les está exigiendo un mayor esfuerzo y compromiso. Además cabe recordar que el CRP retribuye objetivos ya realizados en el año 2019, hecho que agrava más si cabe la injusticia de la medida.

SATSE detalla que el CRP forma parte de la masa salarial del personal del Servicio Andaluz de Salud, esto es que ya estaba presupuestado y no se puede destinar a otras partidas. Es un concepto salarial distribuido de forma variable en función del cumplimiento de objetivos de servicios y unidades y objetivos individuales. Hasta el año 2011 se abonaba una paga única en la nómina complementaria del mes de abril o mayo aunque desde el 2012 se viene fraccionando el pago por decisión unilateral de la Administración. 

Para el Sindicato de Enfermería la Administración andaluza, con medidas como esta de retrasar el CRP, no está valorando la labor que desarrollan cada día los sanitarios, más aún ante la crisis sanitaria derivada del Covid-19 en la que enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, así como el resto de profesionales de la sanidad pública andaluza han dejado claro su profesionalidad, capacidad, competencias y humanidad, por lo que no es de recibo que ahora el Gobierno andaluz, lejos de reconocer su trabajo y esfuerzo, les demore el pago de unas retribuciones por objetivos que cumplieron el pasado año.

SATSE recuerda que ya en el mes de abril expresó sus sospechas de que algo estaba pasando con el CRP. Es más, subraya el sindicato sanitario, en ese momento la administración llegó a vender a la opinión pública el pago de este complemento como una gratificación por el trabajo realizado frente al Covid.

Si de verdad se quiere premiar a los profesionales, expone SATSE, se tendría que abonar el 100% de la cuantía máxima de cada categoría en un solo pago y sin evaluación, tanto en este ejercicio como en el siguiente, que reconocería objetivos de 2020. Por eso, ya ha anunciado que seguirá exigiendo tanto esa medida como que se incluya al personal eventual sin limitaciones, para evitar que tenga que acudir a los tribunales como en años anteriores.

Ante esta situación, SATSE concluye advirtiendo que se reserva su derecho a adoptar cuantas acciones considere oportunas contra una medida que considera injusta para los miles de profesionales de la Sanidad andaluza que, literalmente, están arriesgando su propia vida y salud para cuidar de los ciudadanos.