SATSE Sevilla alerta de la falta de refuerzos para hacer frente al colapso de las Urgencias del Hospital de Valme

28 diciembre 2017

El Sindicato de Enfermería advierte que la situación fue de especial gravedad ayer con más de 450 urgencias, un 50 por ciento por encima de lo habitual y esperas de dos horas y media sólo para la clasificación. SATSE lamenta que, a pesar del anunciado plan de Alta Frecuentación, los refuerzos de personal no alcanzan ni para cubrir las bajas reglamentarias.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Sevilla ha denunciado el colapso que está sufriendo las urgencias del Hospital de Valme que en la jornada de ayer registró un incremento de la demanda de más del 50 por ciento, generando esperas de más de dos horas entre los usuarios sólo para ser clasificados. Frente a esta situación, los refuerzos previstos de personal no alcanzan ni para cubrir las ausencias reglamentarias del personal, dificultando a los profesionales realizar labor asistencial en unas condiciones mínimas de calidad y seguridad.

En este sentido, SATSE denuncia que esta situación es consecuencia directa de la pésima gestión del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ya que, al incremento de la demanda asistencia derivada del descenso de la temperatura que era perfectamente previsible, se une una política puramente economicista con una contratación mínima de personal  y el cierre en horario de tarde, entre el 15 de diciembre de 2017 y el 8 de enero de 2018, los centros de salud del Distrito Sur, con el consiguiente desvío de usuarios a las urgencias hospitalarias.

De esta forma, el Sindicato de Enfermería alerta que en el día de ayer, miércoles 27 de diciembre, se atendieron en Urgencias Valme más de 450 asistencias, cuando la media habitual es de unas 300. Sólo para ser clasificados en el triaje los pacientes han tenido que esperar más de dos horas, generando escenas de verdadero hacinamiento que incluso han sido denunciadas por los propios usuarios afectados.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería asegura que el personal se encuentra en situación de estrés e indignación por la sobrecarga laboral a la que se ven sometidos, elevando el riesgo de que se presenten elementos adversos para los usuarios derivados de las dificultades del personal de enfermería para realizar su labor asistencial en unas condiciones mínimas de calidad y seguridad.

Como ejemplo, SATSE expone que el centro hospitalario mantiene el área de Observación, que cuenta con 20 camas, con sólo dos enfermeras, cuando la ratio recomendada sería de una enfermera por cada seis pacientes. Por su parte, la denominada sala PIN (para pacientes pendiente de ingreso), habilitada para 25 usuarios, pero que se mantiene con 28 y sólo dos profesionales de Enfermería para atenderlos.

La respuesta de la gerencia del centro hospitalario ante esta situación real de colapso ha sido traer un solo profesional de Enfermería y una auxiliar de enfermería de refuerzo para Observación y la sala PIN, medida realmente insuficiente a juicio del Sindicato de Enfermería.

El Sindicato de Enfermería ha lamentado la falta de previsión con la que ha vuelta a actuar  pues ha sido necesario llegar a una situación límite para que se contrate personal en un periodo habitual de alta frecuentación. Para SATSE la dirección ha vuelto a caer en la improvisación porque, conociendo el problema, no se ha hecho nada para afrontarlo con garantías recayendo sobre una plantilla de Enfermería ya de por sí saturada todo el incremento de demanda asistencial.

Por este motivo, SATSE ha exigido a la dirección de Valme un incremento del personal suficiente al menos para alcanzar la ratio mínima recomendada para esta situación de colapso y no limitarse a poner un parche con refuerzos puntuales, advirtiendo que se mantendrá vigilante ante de cualquier deficiencia o dificultad que se produzca en la prestación de los servicios, deficiencias de las que la Administración será la única responsable y en ningún caso los profesionales si no se adoptan las medidas necesarias.