SATSE denuncia que el Macarena mantiene más de 10 horas en la sala de espera de Urgencias a pacientes graves

23 marzo 2011

Se obliga al personal de Enfermería a administrar tratamientos en la sala de espera de Urgencias a pacientes con criterio de ingreso en Observación por su gravedad. Los profesionales ya están entregando escritos declinando toda responsabilidad por las deficiencias que se pudieran producir.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Sevilla ha denunciado la pésima situación que presentan las Urgencias del Hospital Virgen Macarena donde pacientes con criterios de ingreso en Observación por su gravedad han tenido que esperar cama hasta diez horas. SATSE achaca estas circunstancias a la nefasta gestión de las camas por parte de la Dirección del hospital y al intento de encubrir la saturación de las urgencias demorando el ingreso en Observación y tratando a los pacientes en la sala de espera sin las condiciones mínimas de calidad y seguridad.

En concreto, el Sindicato de Enfermería denuncia que se está obligando al personal de Enfermería a administrar tratamientos en la propia sala de espera, lugar que no reúne unas condiciones mínimas que garanticen la seguridad del paciente. Se trata en muchos casos, concreta SATSE, de tratamientos intravenosos que requieren de monitorización de los usuarios y, por tanto, el ingreso del paciente.

A pesar de la saturación que presentan las urgencias, continúa el sindicato, la pasada semana se cerró la ampliación, que cuenta con 15 camas, para realizar labores de pintura y reformas. Mientras, asegura SATSE, se está ingresando a los pacientes en la planta 5ª D, que no reúne las condiciones necesarias para este tipo de pacientes al ser un ala de hospitalización.

Lejos de ser una situación puntual, SATSE avisa que se viene repitiendo durante las últimas semanas y ya ha sido denunciada ante la Dirección, que conoce el problema y no ha hecho nada para atajarlo. De hecho, los propios profesionales de urgencias están entregando escritos dirigidos al gerente en los que declinan toda responsabilidad ante cualquier deficiencia sanitaria que pueda producir por las condiciones en las que realizan su labor y solicitando que se adopten las medidas necesarias.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería ha exigido a la Dirección Gerencia una solución al caos que sufre el servicio de Urgencias habilitando las camas necesarias para hacer frente al volumen de pacientes actual y con una dotación suficiente de personal de Enfermería. De no afrontar el asunto, concluye SATSE, será el propio director gerente el único responsable de las deficiencias que se puedan producir en la asistencia derivadas de su negligente gestión.