SATSE denuncia recortes en los contratos del personal eventual del Hospital Torrecárdenas

28 noviembre 2011

El Sindicato de Enfermería acusa a la Dirección del centro hospitalario de realizar recortes encubiertos y cortar las expectativas de estabilizar sus empleos.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Almería ha denunciado los recortes que está cometiendo la Dirección del Complejo Hospitalario Torrecárdenas en la renovación de los profesionales con contratos eventuales. En concreto, SATSE explica que los profesionales de Enfermería con contratos eventuales estructurales han sufrido una disminución en el número de meses de renovación ya que han  pasado a  siete meses  los que hasta ahora se han estado renovando por un año.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería señala que los eventuales estructurales son personal eventual de larga duración que desarrolla una función asistencial y que, sin ocupar plazas presupuestadas, su coste salarial es superior al del personal propietario. Por este motivo, SATSE lamenta que, a pesar de la función básica que realizan, la Dirección del Torrecárdenas les ha cortado sus expectativas de estabilizar sus puestos al no convertirlos en interinidades vacantes y además les ha reducido la duración de sus contratos.

Además, el Sindicato de Enfermería apunta que estos recortes se suman a la pérdida de más de 60 plazas de Enfermería en el Complejo Hospitalario Torrecárdenas con la transformación del Hospital Provincial en el Centro de Alta Resolución de Especialidades (CARE) ‘Nicolás Salmerón’.

El Sindicato de Enfermería considera que estos recortes están motivados por la disminución del presupuesto que padece la Consejería de Salud y que continuará el próximo año ya que, recalca, el Gobierno Andaluz ha optado por destinar una cantidad de dinero similar al 2.011, en concreto 9.393 millones de euros para el 2.012, lo que va a provocar que aumenten los recortes pues este presupuesto cuenta con 400 millones de euros menos que en 2.010.

A juicio de SATSE este presupuesto no hará más que mermar un servicio fundamental que ya durante el último año se ha encontrado bajo mínimos, en especial en personal, incrementando la  sobrecarga de los profesionales y las dificultades para garantizar la asistencia al ciudadano.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería recuerda que la Sanidad es un servicio público esencial, y que además debe ser un motor generador de empleo, al que perjudican especialmente la disminución de recursos, que conlleva entre otros problemas que a los trabajadores que se contratan, se les oferte contratos cada vez más precarios en el tiempo, lo que provoca un continuo cambio de profesionales en las unidades y una disminución de la atención que reciben los usuarios.