SATSE difunde una campaña en Andalucía para reclamar el incremento de la plantilla de Fisioterapeutas en el SAS

14 octubre 2022

La campaña incide en el déficit de profesionales de la fisioterapia que trabajan para la Sanidad pública andaluza donde se cuenta con un fisioterapeuta por cada 8.500 personas, muy alejado de la ratio recomendada por la OMS de uno por cada 1.000. El Sindicato de Enfermería en Andalucía distribuirá cartelería en hospitales y centros de salud y en soportes publicitarios en las principales ciudades andaluzas.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Andalucía ha puesto en marcha una campaña informativa para alertar al conjunto de la ciudadanía sobre la necesidad de incrementar la plantilla de fisioterapeutas en la Sanidad Pública. Con el lema “¿Crees que un fisioterapeuta puede cuidar a 8.500 personas? Nosotros tampoco” la campaña de SATSE destaca con el dato de la ratio actual de estos profesionales en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), muy alejada de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un fisioterapeuta por cada 1.000 personas.

Así, durante las próximas semanas, el Sindicato de Enfermería en Andalucía distribuirá el material informativo que incluyen cartelería en hospitales y centros de salud y en soportes publicitarios en las principales ciudades andaluzas con el objetivo de llegar a profesionales de la Sanidad y ciudadanía en general.

A juicio de SATSE la gran rentabilidad sanitaria, económica y social que conlleva la atención de los fisioterapeutas sigue siendo desaprovechada y minusvalorada por el conjunto de administraciones. De hecho, de los más de 9.100 fisioterapeutas colegiados que ejercen actualmente en Andalucía, sólo en torno a 1.000 lo hacen en la Sanidad Pública, esto es uno de cada 10 mientras miles de personas deben esperar varios meses para ser atendidos.

Según los datos de SATSE, en Andalucía, con una plantilla media de 1.003 fisioterapeutas en el primer trimestre de 2022, solo hay un fisioterapeuta para atender a 8.500 personas de medida en la sanidad pública, como se destaca en la campaña informativa, lejos de la recomendada OMS que es de un fisioterapeuta por cada1.000 personas.

Es cierto, reconoce el Sindicato de Enfermería, que en los últimos años se ha incrementado la plantilla en Andalucía, ya que en 2018 apenas superaban los 700 efectivos y una ratio de un fisioterapeuta por cada 12.000 andaluces, si bien continúa siendo deficitaria y existen además grandes diferencias entre las distintas provincias andaluzas.

En concreto en el primer semestre de 2022 la plantilla de fisioterapeutas del SAS se distribuía en 152 en Almería (1 por cada 4.800 personas), 134 en Cádiz (1 por cada 9.300 personas), 68 en Córdoba con la peor ratio de Andalucía uno por cada 11.400 ciudadanos, 138 en Granada (ratio de uno cada 6.600 personas), 65 en Huelva (uno por cada 8.000 personas), 77 en Jaén (uno cada 8.100 personas), 183 en Málaga (uno por cada 9.800 personas) y 186 en Sevilla, uno por cada 10.500 personas.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería reclama a la Junta de Andalucía la puesta en marcha de una estrategia para incrementar la plantilla de Fisioterapeutas en la Sanidad Pública en el convencimiento que una adecuada y suficiente dotación de fisioterapeutas conllevaría, además de beneficios en salud, una clara rentabilidad económica para las arcas públicas.

Al respecto, el Sindicato recuerda que la intervención temprana de estos profesionales propicia la reducción de los tiempos de baja laboral, así como la recuperación total, en muchas ocasiones, de la funcionalidad de la persona. De manera paralela, un fisioterapeuta logra la recuperación con prontitud del bienestar del paciente y su reincorporación al mercado de trabajo, además de una mejora en el entorno familiar, añade SATSE.

En definitiva, la organización sindical confía en que la nueva campaña de sensibilización impulse el necesario debate sobre el cambio del actual modelo de atención, a nivel organizativo y asistencial, que permita aprovechar todo el potencial de los profesionales de Fisioterapia, los cuales, además, pueden y debe desempeñar un papel decisivo en la atención de las personas dependientes o con problemas de salud crónicos, cuyo número es cada vez mayor.