SATSE exige la convocatoria en el SAS de una Oferta Pública de Empleo para consolidar a más de 6.000 eventuales

03 noviembre 2011

El Sindicato de Enfermería exige a la Junta de Andalucía una oferta similar a la convocada en Educación, que se inicie con la consolidación como interinidades vacantes los actuales eventuales estructurales, unos 2.300 de Enfermería, como paso previo para ofertar las plazas. En caso contrario, advierte, se estará poniendo en riesgo la asistencia sanitaria que se ofrece a los ciudadanos.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Andalucía ha exigido a la Junta de Andalucía la convocatoria de una Oferta Pública de Empleo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para estabilizar a sus más de 6.000 profesionales sanitarios con contratos eventuales. En concreto, SATSE reclama al Gobierno andaluz la consolidación como interinidades vacantes de los actuales eventuales estructurales como paso previo para ofertar las plazas, cuando el contexto estatal lo permita, en un concurso oposición tras la superación de la crisis socio-económica.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería, mayoritario en el la Sanidad andaluza, especifica que la oferta pública debe incluir a los más de 6.000 profesionales sanitarios, en torno a 2.300 de Enfermería, que actualmente cuenta con contratos eventuales. Dichas plazas, explica SATSE, se tratan de eventuales estructurales, es decir personal eventual de larga duración que desarrolla una función asistencial básica sin ocupar plazas presupuestadas pero cuyo coste salarial es superior al del personal propietario.

Por este motivo, el sindicato ha pedido a la Junta de Andalucía un esfuerzo para mantener el sistema sanitario andaluz similar a la apuesta que está realizando en Educación, donde ya se ha iniciado una oferta de empleo público que culminará con unas oposiciones. En caso contrario, recalca SATSE, se estaría produciendo un agravio a los profesionales sanitarios que trabajan a diario en una situación precaria en Andalucía en un servicio público esencial como es el sanitario.

De otro lado, el Sindicato de Enfermería ha advertido de las nefastas consecuencias que tendría para el sistema sanitario si no se reconvirtiera en vacantes autorizadas por Hacienda a los eventuales estructurales. Para SATSE, si siguen sin consolidarse las plazas de eventuales, se estaría poniendo en riesgo la asistencia sanitaria a los ciudadanos y mermando las condiciones laborales de los trabajadores.

En la misma línea, el Sindicato de Enfermería asegura que en la dinámica actual es inevitable que sea necesario el cierre de camas, la disminución los puntos de urgencias con especial incidencia en el ámbito rural o la reducción del número de intervenciones quirúrgicas ante la falta de personal para atender la demanda y la segura consecuencia de ampliación de plazos de respuesta diagnóstica y quirúrgica.

Para finalizar, el Sindicato de Enfermería recalca que la demora en atender esta necesidad acuciante de consolidación de empleo, sin que ello suponga mayor coste económico, no haría más que elevar la tensión laboral e incertidumbre entre los trabajadores.  Además, daría la impresión, apunta SATSE, de que la Junta de Andalucía está ganando tiempo, ante un posible recorte ulterior en las plantillas del SAS, como han acometido otras comunidades tras sus elecciones autonómicas, recortes que para SATSE no son tolerables en un modelo como el andaluz que dice defender una atención sanitaria pública de calidad.